viernes, enero 05, 2007

Historia del Atleti, cap.13. 1962-63

La plantilla rojiblanca para la temporada de 1962-1963, la componen Madinabeytia; Rivilla, Griffa, Calleja; Ramiro, Glaria;Jones, Adelardo, Mendoza, Peiro, Collar; San Roman, Roberto Rodríguez"Rodri", Alvarito, Martinez Jayo, José Luis Rodríguez,Amador, Montejano, Polo, Ribes, Chuzo, Gasca, Medina, Callejo y De la Hermosa. Son baja los guardametas Pazos y Bilbao. El Atlético celebra Junta General, el 16 de septiembre de 1962, aprueba un presupuesto de treinta y dos millones quinientas treinta y siete mil pesetas para la temporada de 1962-1963, además la Directiva promete continuar con las obras de construcción del nuevo Estadio del Manzanares. En marcha ya la Liga, el Atlético en La Coruña, el 30 de septiembre, empata a uno con el Deportivo, con error arbitral de Ruiz Casasola que anula caprichosamente un gol a Adelardo. Las preocupaciones de la Directiva en este momento de impresionante nivel de juego del equipo, tienen incidencia en las cuestiones económicas. Contra los deseos de todos se decide el traspaso de Joaquin Peiro, "el Galgo del Metropolitano", al Torino. Varios de los futbolistas españoles son apetecidos por clubes italianos, el soriano Luis del Sol, considerado por los aficionados, el Di Stefano español, que ha jugado en el Real Betis y milita en el Real Madrid, lo ficha la Juventus, de Turín. En partido homenaje al madridista José María Zarraga, los rojiblancos Rivilla y Mendoza refuerzan al Real Madrid frente al Manchester, al que ganan por dos a cero. Además de la Copa Stadium, la Delegación de Educación Física y Deportes, en diciembre de 1962, hace entrega al Presidente del Atlético, Javier Barroso, de la Copa Pedro de Ibarra, por su historial deportivo, el Premio Patricio Arebolaza, representante de la Furia Española, al jugador rojiblanco Adelardo y la Medalla al Mérito Deportivo a Juan Sánchez Cortes, Vicepresidente del Atlético de Madrid. Por su parte el Ayuntamiento de Madrid, presidido por José Finat y Escriva de Romani, Conde de Mayalde, entrega la Medalla de la Deportividad a los jugadores del Atlético de Madrid.
El equipo colchonero, como Campeón de la Recopa, vuelve a participar en la competición de 1962-1963, comienza por
deshacerse del equipo maltés, Hibernians venciendo en los dos encuentros por cuatro a cero y por uno a cero. Al siguiente rival Botev Plovdiv, también lo elimina, con empate, el 27 de febrero de 1963, en Bulgaria y cuatro a cero en el Metropolitano. En semifinales, al Atlético le corresponde enfrentarse con el Nuremberg. El primer partido, el 10 de abril de 1963, en terreno alemán, disputado con gran dureza por los germanos que lesionan a Ramiro y Glaria, el Atlético termina con nueve jugadores, se crece ante la adversidad y el resultado a favor de los germanos solo se contabiliza en un dos a uno. En el partido de vuelta jugado en el Estadio Bernabeu, a pesar de la violencia de los alemanes, estos caen vencidos por dos goles a cero, mientras el Atlético de Madrid se planta en la final. En la vigesimoquinta jornada de Liga, el Atlético juega frente al Real Madrid en su feudo del Bernabeu, ganan los madridistas por cuatro a tres, al arbitro López Zaballa le cae en la cabeza un pelo de barro, se vuelve y expulsa a Rivilla, que es el jugador que tiene mas cerca. Esta caprichosa e injusta decisión desequilibra las fuerzas entre los dos equipos hasta entonces igualados. La Liga depara a los rojiblancos de Madrid el Subcampeonato. El Campeón es el Real Madrid con 49 puntos, seguido del Atlético de Madrid con 37, Real Oviedo (33), Real Valladolid (33), Real Zaragoza (32), F.C. Barcelona (31), Valencia C.F. (31), Elche (29), Real Betis (28), Atlético de Bilbao (28), Sevilla C.F. (27) y Córdoba (27). En la Copa, en dieciseisavos de final, elimina al Hercules, por cuatro a cero y por tres a dos, en octavos al Córdoba por dos a cero y por uno a cero, en cuartos de final. El uno a cero del Metropolitano, lo supera el dos a cero del Real Zaragoza en la Romareda y el Atlético dice adiós a la Competición, hasta el año que viene. La final de la Recopa la disputa el Atlético de Madrid, frente al Tottenham Hotpurs, el 15 de mayo de 1963, en el Estadio del Feyenoord, en Rotterdam.

En este partido pasa lo inesperado, la triste realidad es que pasa, se pierde por cinco a uno. Los subcampeones de este año prácticamente son los Campeones de la temporada anterior, excepto dos jugadores, el fútbol es así y el Atlético también. El once rojiblanco lo formaron: Madinabeytia; Rivilla, Griffa, Rodríguez; Ramiro, Glaria; Jones, Adelardo, Chuzo, Mendoza y Collar. Esta final iba a significar el Waterloo de aquel extraordinario equipo de clase y raza muy difícil de igualar. El pastel se esta acabando, la conciencia critica y las circunstancias representan una pesadilla para la Junta Directiva rojiblanca. El preparador José Villalonga abandona el Atlético y se incorpora a la Federación Española de Fútbol. Las obras del Estadio del Manzanares están paralizadas por obvias razones económicas y se negocia vender el Estadio Metropolitano para financiarlas, según se explica por la Directiva, el 5 de mayo de 1963 en la Junta Extraordinaria del Club, a la que asisten, como es de reglamento, los socios compromisarios. Se designa entrenador del primer equipo del Atlético de Madrid a Rafael Repullo "Tinte" y la austeridad es la característica del Club. Se fichan jugadores jóvenes que militan en equipos modestos, Trallero, Loma, Olalde, Zamanillo, José Luis Fernández y Aramburu y causa baja Antonio González "Chuzo" que se va al Club Deportivo Málaga. Para la temporada de 1963-1964, el Atlético de Madrid dispone además de Madinabeytia, Rodri, San Roman; Rivilla, Griffa, Calleja, Rodríguez, Martinez Jayo, Callejo; Ramiro, Glaria, Amador, Montejano; Jones, Adelardo, Mendoza, Ribes, Collar, Polo, Medina y Galán. A final de agosto, el Atlético celebra dos partidos amistosos con el fin de poner el equipo a punto para el comienzo de la Liga de 1963-1964, en el Campo de Zatorre se enfrenta al Burgos ganando por tres a cero y en San Sebastián disputa a la Real Sociedad el Trofeo de la Conmemoración del Cincuentenario del Campo de Atocha, el partido termina con empate a dos goles y el capitán del equipo donostiarra Irulegui cede gentilmente la Copa en juego al del Atlético, Feliciano Rivilla. Esta temporada el Atlético de Madrid tiene que jugar los partidos de Copa de Ferias intercalados con los de la Liga. La primera confrontación en esa competición, el 2 de octubre de 1963, contra el Oporto en el Metropolitano la resuelve con dos goles a uno y con empate a cero, el 9 de octubre, en el Estadio Das Antas, de Portugal. El Atlético celebra Junta General en octubre, da a conocer el balance de la temporada anterior que arroja más de cuatro millones de superavit, la directiva sigue anunciando la venta del Estadio Metropolitano. Enrique Collar pide que su ficha se iguale a la de Ramiro y Mendoza. Como no es atendida su petición, abandona la disciplina del Club y expone el caso en la Federación Castellana. En el partido de Liga que juega el Atlético de Madrid, en el Campo de Vallejo, en Valencia, contra el Levante, el arbitro Morilla pita un penalti que no es, y decide la victoria de los levantinistas, expulsa incomprensiblemente a Griffa y deja sin sancionar faltas de los locales. El jugador Gonzalo Díaz Beitia, de Sestao, que ha pasado por los equipos de Baracaldo, Atlético de Bilbao, F.C. Barcelona y Tenerife ficha por el Atlético de Madrid. Avanza la temporada y se acentúa la crisis de juego del equipo rojiblanco. En la Copa de Ferias, el Atlético recibe, el primero de diciembre de 1963, a la Juventus en el Metropolitano. El marcador se decanta dos a uno a favor de los italianos. El día 4 del mismo mes, viajan los rojiblancos a Turín donde pierden por uno a cero. Sobre la enrarecida situación colchonera se lanza toda clase de conjeturas, exagerados y peligrosos comentarios, en tertulias, peñas y hasta en las esquinas callejeras. En cualquier sitio donde hay un aficionado al fútbol... ¡y hay tantos! Las diferencias entre Enrique Collar y la Directiva del Atlético con la caída de la ultima hoja del almanaque de 1963, quedan olvidadas. El Club entra en una etapa en la que se busca una estrategia de reciclaje del mismo, a propósito de esto se nombra vicepresidente a Vicente Calderón. El equipo roto por las lesiones se encuentra en baja forma y con la moral bajo mínimos, va mal en la Liga. Se reproduce el revulsivo relevo en el cuadro técnico. Cesa en su cargo de entrenador Tinte y le sustituye Sabino Barinaga. El Real Madrid cede al Atlético, el jugador del Plus Ultra, Ramón Grosso. Debuta en partido liguero ante el Real Murcia, el 12 de enero de 1964, marca un gol, gana el Atlético por dos a uno y se inicia la recuperación rojiblanca. La crisis deportiva del Atlético de Madrid, de la que no puede librarse ningún club, por cubrir una etapa de transición, propicia la dimisión del Presidente Javier Barroso, que supo estar y trabajar con afán en los momentos mas comprometidos para la entidad colchonera, con el postulado de la seriedad y la abnegación, con el mismo talante que cuando acertó a colocar al equipo en el puesto de preponderancia. Cuando el Club se encuentra en un tiempo de bonanza y recuperación, Barroso abdica de su mandato para facilitar a su sucesor una labor precisa y necesaria de reestructuración.

No hay comentarios: