jueves, diciembre 28, 2006

Historia del Atleti, cap. 1 Los Origenes

Con motivo de la mayoría de edad de Alfonso XIII y su llegada al Trono se organiza el primer Campeonato de Copa de España, durante las Fiestas de San Isidro, en mayo de 1902, en Madrid, proclamándose Campeón el Vizcaya, equipo formado por jugadores de los dos conjuntos de la ciudad de la ría del Nervión, Bilbao y Athletic. Al año siguiente, el 8 de abril de 1903, el Athletic de Bilbao con jugadores propios solamente, disputa el Trofeo y repite la hazaña de alzarse con el titulo de Campeón de España. El desarrollo de estas dos primeras Copas de España jugadas en el terreno del Hipódromo de Madrid, en lo que hoy es Paseo de la Castellana a la altura de la Plaza de San Juan de la Cruz y los llamados Nuevos Ministerios, entusiasma a estudiantes vascos y madrileños deciden fundar un equipo el 26 de Abril de 1903 que denominan Athletic de Madrid y estrechan lazos fraternales con su homónimo de Bilbao. A los Ramón de Arreciría, Enroque Goiri, Adolfo Aztorcha, Eduardo Acha, Rafael Nardiz, Ignacio Gortazar, conde de Superunda, Alonso Allende, Abono de Alaiza, Avechucho, Andrés Ribero, Larrinaga, Ruete, Elosegui y Moreno, se les unen, en el empeño deportivo, los disidentes del Madrid Foot-Ball, Dario Arana, Valdeterrazo y Celada. Copian del equipo bilbaíno los estatutos del nuevo club y fijan una cuota mensual de dos pesetas con cincuenta céntimos para los socios. Pasados los treinta días de la fundación, se exige para pertenecer al Club, una cuota de veinticinco pesetas y se fija el domicilio social, en el numero 27 de la calle de Fuencarral.

La primera Junta Directiva del Athletic de Madrid queda formada por Enrique Allende, Presidente; Juan Zabala, vicepresidente;Eduardo Acha, secretario; Enroque Goiri, Tesorero; Javier Pena, vicesecretario; y vocales A. Zarrada; A. Antorez; Dario Arana y Juan Murga. Los colores de las camisetas, igual que los del Athletic de Bilbao son mitad en franja blanca y mitad en franja azul en vertical, con pantalón negro o blanco. El flamante club juega, el 2 de mayo de 1903, el primer partido entre sus socios arbitrado por el directivo Enrique Goiri. El primer campo de juego que utiliza el Athletic de Madrid, se encuentra detrás de las tapias de El Retiro, en la ronda de Vallecas, hoy calle de Menendez Pelayo, próximo al Tiro de Pichón. Por el desnivel del terreno con respecto al trazado de la calle, los días de lluvia se producen inundaciones que se achican abriendo zanjas para el desagüe. Junto al frontón inmediato al campo que utilizan los socios del Athletic se encuentra la casa de la señora María y su hijo Casimiro, donde se habilita una estancia, para caseta y se usa una tinaja con agua para el aseo de los jugadores. La señora María monta su pequeño negocio sirviendo refrescos de jarabe de limón y de agua de cebada a 10 céntimos el vaso. Desde el año 1904, el Athletic se enfrenta al Madrid Foot-Ball en partidos amistosos, sin homologarse oficialmente los resultados. El 28 de febrero de 1905, el Madrid y el Athletic juegan dos partidos simultáneos. En uno se enfrentan los suplentes que termina con empate a uno. Se alinean por el Athletic de Madrid Gronda; Cuth, Terrida; Alaiza, Rodriguez, Celada; Rodríguez, Zubiría, Ortiz, Villa mil y Artiach. Por el Madrid, Buylla; Wandossell, Chapi, Bodalo, Robles, Aparicio Calzado, Leirado, Alcalde, Repulles y Melendez. El otro encuentro fijado para las tres de la tarde, comienza a las cuatro, pues el Athletic llega con una hora de retraso al campo del Madrid, entonces en terrenos próximos a la Plaza de Toros. La falta de puntualidad causa extrañeza. Por el Athletic juegan: Prado; Guititon, N.N.; Cárdenas, Murga, Moreno; Elosegui, Cortazar, Valdeterrazo, Astigarraga y Giles. Por el Madrid lo hacen: Valls; Bisbal, Berrahondo; Normand, Lizarraga, Yarza II; Parages, Bisbal II, Plats, Revuelta y Yarza I. Arbitra el señor Berrahondo y el partido termina con empate a un gol. Se reiteran los partidos entre ambos clubes, e incluso llegan a enfrentarse tres equipos en la misma fecha, como se registra el 2 de diciembre de 1906, con los resultados siguientes: Athletic, 1, Madrid, 0; Madrid, 2, Athletic, 0; Athletic, 5, Madrid, 0. Por no existir la cuerda que separase al publico del terreno de juego exigida reglamentariamente, tampoco homologa la Federación estos marcadores.

El 20 de febrero de 1907, el Athletic de Madrid se desliga de toda dependencia del Athletic de Bilbao y se inscribe en el registro de Asociaciones. Verificado este tramite oficial se renueva la Junta Directiva quedando constituida por Ricardo de la Gronda, Presidente, Ramón de Arencibia, vicepresidente, Abdon de Alaiza, secretario; Pío García Novoa, vicesecretario; Tomas Murga, tesorero, Hermenegildo García, contador; y vocales Joaquín Elosegui, Roque Allende y Claudio Ibañez de Aldecoa. Capitán del primer equipo, Antonio Vega y de Seoane, capitán del segundo equipo Fernando Asuero. El nuevo status de independencia del Club respecto con el Athletic de Bilbao, no es óbice para seguir manteniendo buena relación y continuar con las cesiones reciprocas de jugadores. Si en 1909, Aldecoa, Ruete, Villamil, Vega y Fernando Asuero se alinean con el conjunto bilbaíno, en 1911, lo hacen Smith, Pedro Mendiola, Manuel Garnica y Roque Allende, en la inauguración, el 9 de abril, del campo de Josaleta. La disputadisíma final de la Copa del Rey, de 1907, el Madrid Foot-Ball gana por uno a cero al Athletic de Bilbao. Este resultado es mal acogido por los vizcainos que toman la decisión de no participar en la siguiente edición del Campeonato. El Athletic de Madrid se hace solidario de las discrepancias y tampoco juega el mencionado Torneo. Se complica la tesorería ante un debilitamiento transitorio de afición al fútbol en la ciudad, con la consecuente baja en el número de socios. Se renueva la Junta Directiva que pasa a presidirla Ramón Cárdenas y al que acompañan Ramón Solano, Moreno, Ruete, Irizar, Elorduy, Mandiola, Garnica, Allende, Palacios, Ansuero, Smith, Claudio Aldecoa y Martín Aspe.

El Primer Viaje.
El sistema de competición, las necesidades de los equipos, la cantidad de partidos y el propio ritmo de la sociedad hace que los viajes sean un apartado más dentro de la vida diaria de los clubes. Sin embargo, en los primeros años del siglo, cuando la competición oficial brillaba por su ausencia, hablar de viajes era una utopía. En 1910 el Athletic Club de Madrid sigue aumentando en número de socios y son ya habituales los partidos disputados en las tapias del Retiro. Ramón Cárdenas es el presidente y ve con preocupación como el fútbol español está inmerso en un cisma con varios frentes abiertos: las luchas por el poder federativo y por el control del emergente poder popular que está adquiriendo el mundo del balompié, han sumido el panorama futbolístico en una lucha abierta en dos frentes. El Athletic no quiere tomar parte y se mantiene al margen intentando, como sucursal del Athletic Club de Bilbao, no entrar en disputas. En esos años, la fortuna de Manuel Rodríguez Arzuaga es fundamental para sobrevivir y el mecenas propone hacer por primera vez una excursión para jugar lejos de Madrid. La condición de sucursal bilbaína impide al equipo disputar el Campeonato de España de ahí que se busque un nuevo aliciente para los socios-jugadores. En vista de que en la edición de 1910 no se aportaron futbolistas al equipo vasco, se acepta la petición desde Alicante de jugar un partido. Es así como la primera salida del equipo fuera del Madrid se produce en el año 1910. Desde la ciudad levantina se envían 250 pesetas, escasas para el desplazamiento, con lo que los jugadores deben sufragarse el viaje. Muchos son reticentes y acceden a pagar siete voluntarios, Fernando Asuero, Claudio Ibáñez de Aldecoa, Tomás Murga, Ramón Solano, Raimundo Moreno, el presidente Ramón Cárdenas y el propio Manuel Rodríguez Arzuaga. Faltaban jugadores y el propio Arzuaga corrió con el coste de los cuatro jugadores que faltaban. El viaje se produce en tercera clase y allí, animados por una cupletista famosa que también viajaba en el mismo vagón, pasaron la noche entre bailes y cantes en el que Fernando Asuero, demostró su calidad como bailarín. Toda la noche sin descansar y al llegar a Alicante se enteran de que el partido es a las doce de la mañana y no por la tarde como se pensaba, así que sin descanso, se marcharon al campo para jugar el partido. El rival era claramente inferior y a pesar del poco descanso acumulado, los madrileños se impusieron con claridad ganando el primer partido de la historia del Atlético lejos de Madrid.

Malos contra Buenos.
Mientras llegaba la independencia, el Athletic Club de Madrid se fue haciendo un nombre entre los equipos de la capital. Sus rivales le respetaban por su calidad pero el ser sucursal del equipo vasco le impedía disputar la Copa de España. En el seno de la entidad se iba forjando con más fuerza la idea de la independencia, pero aún quedaba tiempo para ello ya que además, muchos de los socios-jugadores, eran bilbaínos. En diciembre de 1910, el equipo acepta la invitación de viajar a Bilbao y para ello se traslada a la ciudad en tren. La economía no era muy boyante y el desplazamiento se hace en tercera clase, la mayoría de los jugadores tienen casa en Bilbao y los que no tienen familia deben pernoctar en un hotel, aprovechando para pasar las Navidades. Para la afición del equipo bilbaíno, su filial madrileño era un equipo inferior, de ahí que durante la semana se hicieran bromas con la visita. Uno de los argumentos que dio mucho juego a los hinchas del equipo vasco fueron los carteles que se realizaron para anunciar el partido. En dichos carteles se anunciaba el partido presentando a los equipos como Athletic Club (M) vs Athletic Club (B), lo que fue motivo de comentario ya que en Bilbao entendieron que la 'M' de Madrid siginifacaba ‘Malo’ y la 'B' de Bilbao significaba ‘Bueno’. Esa broma no sentó nada bien a los jugadores, que a pesar de ser muchos nacidos en Bilbao y de haber formado parte varias veces como refuerzo del Athletic campeón de Copa, se conjuraron para hacer un buen partido y tapar las bocas de los aficionados de la ría de Nervión. El partido se disputa el 1 de enero de 1911 en el campo de Lamiaco que casi se llenó para la ocasión. Los madrileños vistieron su camiseta azul y blanca mientras que los vascos utilizaron las camisetas rojiblancas que habían estrenado unos meses antes, gracias al viaje a Inglaterra que había realizado el jugador del equipo madrileño, Elorduy.El equipo ‘M’ formó con Starmans, Ibáñez de Aldecoa, Allende, Arango, Cárdenas, Mandiola, Elorduy, Belaunde, Garnica, Palacios y Smith. En la portería se situó el belga Marcel Starmans, ya que Perico Muguruza no llegó a tiempo desde San Sebastián. Al final, después de todo lo comentado durante la semana, el resultado final fue de empate a dos goles.

La Independencia
En 1911, el Athletic de Madrid cambia el blanquiazul de su indumentaria por el rojiblanco, con pantalón azul. Viste estos colores, que ya iban a ser los definitivos del Club, antes de que lo hiciese su homónimo de Bilbao. Las camisetas las trae el directivo y jugador Juan Elorduy al regreso de sus vacaciones navideñas, éste tenia el encargo de hacerse con unas zamarras idénticas a las que se poseian, pero tras no encontrarlas hasta el dia de su regreso a la peninsula se hizó con la equipación completa del Southampton, equipo local del puerto de embarque y se estrenan, el 22 de enero de 1911, en el primer partido del trofeo donado por el acérrimo del Athletic, Manuel Rodríguez Arzuaga. Especie de campeonato regional en el que el Athletic se enfrenta a la Gimnástica Española y al Madrid Foot-Ball. Los primeros jugadores del Athletic de Madrid que visten los colores rojiblancos cuando ya surge el apelativo de colchoneros son: Ramón Cárdenas; Perico Muguruza, Roque Allende; Rafael Rodríguez Arango, Julián Ruete, Perico Mandiola; Juanito Elorduy, Luis Belaunde, Manolo Garnica, Palacios y Alejandro Smith.

No hay comentarios: