lunes, abril 16, 2007

Otro día del Niño....


..y ya van taitantos.... ver a Fernando Torres enfundado con la rojiblanca es uno de los pocos alicientes que nos quedan a los colchoneros para seguir siendo fieles y no dejarnos llevar por el tedio al que nos estamos acostumbrando desde hace un par de décadas... en una temporada en la que los "finos analistas deportivos" echando una ojeada suiperficial a las estadisticas de Torres se muestran como auténticos carroñeros con el de Fuenlabrada, el chaval sigue rompiendo records, con el gol de ayer ante el Levante alcanza los 71 goles en Primera División dando alcance de esta manera al mítico Collar y aún asi el sector comepipas del Calderón se atreve a menospreciar el talento de Fernando, pero es que además aunque se hable de que se ha estancado, que no marca como antes, la verdad es que yo y muchos otros como yo ya han advertido que en realidad el Niño se está haciendo adulto a marchas forzadas, empeñado en hacer algo con este Atleti de medianias, Torres ha mejorado en el remate, en las asistencias, presiona, pelea, recupera balones, se impone en el juego áereo y hasta se dedica a suplir las bajas de Maxi y Petrov en las bandas, que más se puede pedir, se está convirtiendo en un delantero total.... gracias Niño porque no te merecen... Una muestra de todo esto la pudimos ver ayer tarde en el encuentro ante el Levante -un equipo que prometia mucho a principio de temporada, pero que por falta de coraje se verá abocado irremediablemente a intentar no descender de categoria en las últimas jornadas-; ante los levantinistas Aguirre volvió a meter la gamba, y marró en el planteamiento táctico, al no poder contar con Luccin, que no superó la prueba previa la partido debido al maltrecho estado de su rodilla, el mejicano decicidó integrar la medular con Costinha y Gabi, pero era evidente que esto no era una solución adecuada, el portugués pasado fisicamente y el futuro jugador del Zaragoza sin la confianza necesaria que dan los partidos, no podian sobrepasar el muro defensivo del centro del campo granota. Y asi se fueron los primeros 45 minutos, con un Jurado perdido, un Mista colocado como el jueves -siempe en medio-, el caso perdido de Galletti y el esfuerzo incomensurable de Torres -todo nos hacia sospechar que no aguantaria el ritmo en la segunda mitad-. Al inicio de la segunda parte los hados de los malos augurios volaban alrededor de los espectadores de la ribera del Manzanares y el público ya acostumbrado a estas lides comenzaba a deseperarse -se oyeron silbidos, muestra de que la aborregada afición aún no ha muerto del todo, aunque equivocados en sus miras- e imploraba al Dios del fútbol que esta peliícula no fuese la de otras veces, el miedo que se apodera del Calderón ante el regreso de los hijos pródigos era una vez más palpable... pero en éstas, Aguirre rectificó incluyendo a Agüero en el once por el desfortunado portugués, Jurado al doble pivote y arrastrando a Mista a la izquierda. La salida del Kun liberó a Torres y ambos fueron la peor pesadilla levantinista, el primero con sus diabluras típicas que casi lo llevan a convertir uno de los mejores tantos de la temporada y el segundo porque sacó a pasear el látigo que tiene en la pierna dercha; asi después de un primer ensayo desde el pico izquierdo del área grande de Molina que se fue fuera por poco con una curva endiablada, a los pocos minutos tras recibir un pase de Mista desde la frontal del área, el hijo de Neptuno la paró desde el mismo pico en el que lo habia intentado anteriormente y manda un misil imparable al palo izquierdo de la meta de Molina... fin del partido, ataques esteriles, una diablura de Agüero y el susto de siempre en las botas de Kapo... 3 puntos que nos acerca a la Champions en la liga más mediocre de los últimos años...